Todosociosanitario

REFORZAMIENTO NEGATIVO

Antes que nada, he de decir que en mi ya dilatada experiencia, uno de los conceptos más difíciles de comprender para el profesional sociosanitario y de otros gremios, es el de  Reforzamiento Negativo, ya que en si mismo parece una contradicción al encontramos en el mismo concepto las palabras Reforzamiento y Negativo, como si fuera contra-natura, al igual que ocurre con el concepto de Castigo Positivo, aunque este último concepto es más fácil de asimilar.

 

Vamos a intentar clarificar en que consiste este procedimiento.

 

El refuerzo negativo es la desaparición de experiencias no deseadas como consecuencia de la emisión de una conducta. Consiste en eliminar algo desagradable inmediatamente después de darse la conducta esperada.

 

En realidad el reforzamiento negativo se caracteriza, más que en la estimulación desagradable, en el hecho de que su efecto es potenciar la conducta precedente, al suprimirse.

 

Lo llamamos "reforzador", porque al igual que en el positivo, incrementa la emisión de una conducta, y "negativo" porque el efecto tiene lugar al relacionarse con la conducta, con la "retirada" de un estímulo y objeto.

 

Los reforzadores negativos suelen generar conductas de evitación y escape como podrán ver en el vídeo que añadimos al artículo.

 

Bueno, este procedimiento ¿es para eliminar conductas no deseadas? No, este procedimiento es para reforzar una determinada conducta, al igual que el reforzamiento positivo.

 

Hay dos diferencias fundamentales entre reforzamiento positivo y negativo:

 

  1. El tipo de estimulación utilizada: en el reforzamiento positivo la estimulación es agradable o apetecible para la persona y en el reforzamiento negativo la estimulación es aversiva o desagradable para la persona.
  2. La aritmética del procedimiento: mientras que en el reforzamiento positivo lo que hacemos es añadir o sumar un estímulo tras una conducta en el reforzamiento negativo lo que hacemos es retirar el estímulo tras la conducta de la persona.

 

También hay dos diferencias fundamentales entre reforzamiento negativo y castigo:

 

  1. El objetivo de cada procedimiento, eliminar o reducir una conducta en el caso del castigo positivo, y potenciarla o aumentarla en el caso del reforzamiento negativo.
  2. Aunque en ambos casos se suele utilizar una estimulación desagradable, la secuencia es diferente en ambos casos, en el castigo positivo la estimulación desagradable aparecerá cuando se de una determinada conducta con la finalidad de que esa conducta desaparezca, mientras que en el reforzamiento negativo la estimulación desagradable estará presente en el ambiente y cesará cuando aparezca la conducta con la finalidad de potenciarla.

 

Finalmente, recordar que aunque este procedimiento lleva el apellido de "negativo" no es sinónimo de "mala práctica" pues como hemos explicado, se debe a características procedimentales y la mala o buena práctica de esta técnica y de otras dependerá del adecuado análisis de la conducta, elección de la técnica más idónea y de la correcta aplicación por parte del equipo del centro o servicio.

 

 

José Cruz

Psicólogo sanitario

 

Nota: insertamos un vídeo sobre el reforzamiento negativo, que ilustra lo tratado en el artículo.

 

Todosociosanitario. Todo para los profesionales sociosanitarios
Todosociosanitario. Todo para los profesionales sociosanitarios