Todosociosanitario

EL PROCEDIMIENTO DE EXTINCIÓN

Cuando se trata de eliminar una conducta desadaptativa, lo fundamental es analizar y descubrir los reforzadores que la mantienen pues ninguna actividad se repite a no ser que sea reforzada de alguna manera. Identificados los reforzadores y puesto que ningún organismo mantiene una conducta “gratuitamente” en su repertorio, bastará eliminarlos para que la conducta en cuestión tienda a disminuir hasta que su fuerza alcance los valores que tenía antes de su reforzamiento.

 

La práctica de la extinción sólo será posible allí donde existe un control sobre los reforzadores, no siendo esto siempre posible, y en esos casos habrá que complementar con otras técnicas como las que ya hemos visto en esta serie sobre Técnicas de Modificación de Conducta.

 

La extinción consiste en suprimir el reforzador (“premio”) de una conducta previamente reforzada. Es decir, establecer las condiciones para que la persona no reciba reforzamiento tras la emisión de las conductas desadaptadas. Atención, aprobación, reforzadores materiales dejan de recibirse después de la conducta que se desea reducir.

 

En esta animación vais a ver un claro ejemplo de eliminación de la conducta de rabietas de un niño a través del procedimiento de extinción aplicado a través de la madre.

 

Todosociosanitario. Todo para los profesionales sociosanitarios
Todosociosanitario. Todo para los profesionales sociosanitarios